fbpx
Trabajamos la fonética-fonología y la morfosintaxis.

Trabajamos la fonética-fonología y la morfosintaxis.

Actividades fonética-fonología
Sopa de letras
Proponer a los niños “buscar” un determinado sonido (fonema) entre los de una serie dada. El profesor irá emitiendo lentamente una serie de sonidos y los niños levantarán el brazo cuando oigan ciertos fonemas; por ejemplo:
/k/, /m/, /p/.
Ejemplo: a, c, m, t, e, b, l, i…
Las primeras veces que se realice la actividad conviene introducir un fonema o dos distintos, para progresivamente ir aumentando su número y similitud, siempre de acuerdo con el fonema o grupo de fonemas que se esté trabajando y los que ya se conocen.
Variante:
Pedir dos respuestas diferentes para dos sonidos concretos; por ejemplo: levantar un brazo al oír m y dos brazos al oír n.
Discriminar el fonema inicial de las palabras: “¿Cuál es el sonido inicial?”
Pedir a los niños que identifiquen el primer sonido de las palabras que oirán a continuación. El profesor va diciendo en alto cada palabra, una a una, y los niños repetirán a continuación el sonido inicial.
Variantes:
A los tres años se puede realizar esta actividad con fonemas vocálicos.
El profesor dirá tres palabras y los niños deberán reconocer la que comienza con el fonema objeto de trabajo.

Discriminación de fonemas iniciales con apoyo visual
Presentar a los niños una lámina con numerosos dibujos. El profesor indica un fonema determinado y los niños tendrán que señalar y decir el nombre sólo de los dibujos con el mismo sonido.
Juego de tarjetas (discriminación fonética)
Recortar dibujos o fotografías de revistas, periódicos, libros… procurando que en cada recorte quede un solo objeto o ser vivo.
Pegarlos en pequeños cartones o trozos de cartulina.
Clasificar las tarjetas en varios grupos, de acuerdo con el sonido inicial de cada nombre. Procurar que en cada grupo haya tres o cuatro tarjetas e incluir a continuación otra que corresponda a un dibujo cuyo sonido inicial sea diferente.
Entregar cada grupo de tarjetas a un niño. Éste se colocará enfrente de sus compañeros y mostrará cada tarjeta, al mismo tiempo que dice en voz alta su nombre. Después de nombrar todos los dibujos, identificará y separará la tarjeta que corresponde al sonido inicial diferente.
Discriminar el fonema final de una palabra
El profesor irá diciendo lentamente, una a una, una serie de palabras. Los niños repetirán en cada caso el sonido final.
Variante:
El profesor dirá series de tres-cuatro palabras que terminen en el mismo fonema, excepto una, y los niños deberán averiguar cuál es esta palabra que suena distinta al final.
Discriminar fonemas en medio de una palabra
El profesor irá diciendo una serie de palabras, y los niños repetirán el sonido que va en medio de cada palabra. Conviene utilizar palabras de tres fonemas, ya sean monosílabas o bisílabas. Por ejemplo: sol, aro, Ana, mar…
Juegos con el eco
Los niños tienen que fijarse en la terminación de la palabra dicha por el profesor, para repetirla como el eco de las montañas. Por ejemplo: pantalón, los niños dirán: ón, ón.
Actividades morfosintaxis
Concordancia de número: adjetivo-sustantivo
Actividades con los niños:
• El profesor, delante de todo el grupo de la clase, llama a un niño para que vaya a su lado. Les dice a todos: «Este es Carlos. Carlos es un niño. Juan, Pedro, Antonio… (citar nombres de niños de la clase), también son niños. Aquí, a mi lado, sólo está un niño; pero ahí estáis sentados varios (muchos) niños. ¿Qué puedo hacer para que a mi lado haya más de un niño?»

Los niños responderán que llame a más niños o irán directamente hacia el profesor. Después de pedir a algunos niños que vayan a su mesa, dirá: «Ahora ya no hay un solo niño, hay varios niños, unos niños, a mi lado.» –
A continuación pedirá a un niño que se sitúe junto al encerado, junto a la puerta, etc. Preguntar: «¿Cuántos niños hay junto a la puerta?» Llamar a más niños para que se sitúen en los mismos sitios. «¿Ahora, hay uno o varios niños?» Insistir para que en las respuestas los niños utilicen las estructuras: «Hay un niño.» «Están unos niños»…

Variante:
Dibujar tres círculos pequeños y uno más grande en el suelo de la clase. En cada círculo pequeño se coloca a un solo niño, y en el grande, a varios. El profesor va preguntando a los demás: «¿Cuántos niños hay aquí?» Deberán responder de acuerdo a la estructura: «Hay un niño.» «Hay unos (varios) niños.»

«La caja de las sorpresas»
Disponer en una caja grande de una serie de objetos pequeños, algunos repetidos, como: canicas, caramelos, globos, un cochecito, una muñeca, etc.
El profesor meterá la mano para extraer uno o varios objetos, los enseñará a los alumnos y preguntará a éstos: «¿Qué tengo en la mano?» Los alumnos deberán responder empleando «un», «una», «unos», «unas».
Por ejemplo: un globo, unas canicas, un coche, unos globos, unos caramelos, etc.
También puede realizarse la actividad a la inversa.
Con la caja preparada con objetos, el profesor llamará a cada alumno y le ordenará que le dé alguna cosa de las que hay dentro de la caja, teniendo el niño que mostrarla a continuación a sus compañeros:
«Saca un globo.» «Dame unas canicas.» «Quiero un caramelo.» «Dame unos globos»…
Con apoyo gráfico
Presentar a los niños tarjetas con dibujos de una o varias cosas repetidas. Preguntar: «¿Qué hay en el dibujo?» Los niños deben responder empleando: un-unos-una-unas.
Por ejemplo, dibujos de: un helado, unos lápices, unas sillas, un nido, una cama, unas hojas, unos pasteles, una casa, etc.
Con niños mayores (cinco años), volver a mostrar los dibujos y pedir que digan una característica de cada objeto, siguiendo la estructura: «Un helado blanco.» «Unos lápices cortos.» «Unas sillas bajas»… Se trata de incluir adjetivos que deben concordar con el sustantivo.
Concordancia de número entre sujeto y predicado en infantil 4 años, con de privación sociocultural, lo veo actividad muy difícil.
Formar frases a partir de dibujos con acciones realizadas por uno o varios sujetos.
Mostrar una a una las tarjetas o láminas y pedir cada vez a un niño que diga una frase. El profesor insistirá en los problemas de concordancia de número entre sujeto y predicado:
– «Unas niñas juegan al corro.»
– «Un caballo salta la cerca.»
Completar frases
Proponer frases incompletas (sólo con el sujeto) que los niños deben completar libremente. Uno a uno, el profesor pedirá a cada niño que forme una frase empezando por las palabras que él propone:
Por ejemplo, «los árboles…»:
– «Los árboles crecen en el bosque.»
– «Los árboles tienen muchas hojas.»
– «Los árboles son plantas.»
– «Los árboles miran al cielo.»
– «Las aves…»
– «La lluvia…»
Realizar también la actividad a la inversa: completar los sujetos de unos predicados dados. Por ejemplo, «canta», «van», «comen»…:
Canta
– «El pájaro canta.»
– «La niña canta.»
– «El actor canta.»
– «El canario canta.»
– «El tenor canta»…
Van
– «Los niños van al parque.»
– «Las aves van por el cielo.»
– «Los jinetes van a caballo.»
– «Los animales van al bosque.»
– «Los animales van al río»…
Ejercicios de construcción de frases:
El siguiente ejemplo está tomado del libro «El niño que habla», de Marcos Monfort y Adoración Juárez.
Se parte de la realización progresiva de un dibujo, como en el ejemplo siguiente:

– «¿Qué es?
– ¡Un elefante!

– ¿Cómo es el elefante?
– Muy gordo.
– Vamos a decirlo todo junto (se enseñan los dibujos).
– Un elefante muy gordo.

– ¿Qué hace el elefante muy gordo?
– Se come una flor.
-Ahora todo junto…
– Un elefante muy gordo se come una flor.

– ¿Cuándo lo hace?
– Por la noche.
– Otra vez, todo lo que hemos dicho… (Se designa con el dedo las distintas partes del dibujo en el orden: elefante, flor, luna.)
– Un elefante muy gordo se come una flor por la noche.
– Ahora de otra forma. (Se designan los dibujos en el orden luna, elefante, flor.)
– Por la noche, un elefante muy gordo se come una flor.

— ¿Dónde se come la flor el elefante?
– Debajo de una palmera.
(Según el orden en que vamos a designar los dibujos, los niños van a decir):
“Por la noche, un elefante muy gordo se come una flor debajo de la palmera”, o “debajo de la palmera, por la noche, un elefante muy gordo se come una flor”, o “debajo de la palmera, un elefante muy gordo se come una flor por la noche…”.»
Otra actividad:
A partir de un elemento de la clase propuesto por el profesor o un niño, invitar a los alumnos a crear frases cada vez más amplias. Por ejemplo:
– «La puerta.»
– «La puerta de la clase.»
– «Cierra la puerta de la clase.»
– «Ahora cierra la puerta de la clase.»
– «Ahora cierra con cuidado la puerta de la clase.»

Ordenación de las palabras en la frase
Actividad 1:
Buscar entre dibujos el correspondiente a la frase escuchada:
– «El perro corre tras el gato.»
– «Juan habla a Elena.»
– «El niño miraba al abuelo.»
– «El caballo arrastraba al jinete»…
Actividad 2:
Realizar secuencias de órdenes en la misma sucesión temporal:
– «Ve al mueble y coge el lápiz.»
– «Coge el lápiz y ve al mueble.»
– «Cierra la puerta y abre el libro.»
– «Ponte de pie y enseña las manos.»
– «Enseña las manos y ponte de pie.»

Share This Post